Cómo construir tu marca personal

Cuando eres un trabajador autónomo, un pequeño empresario, o simplemente un trabajador que quiere posicionarse bien en su sector, la marca personal es el valor que te va a diferenciar de la competencia. Mientras que en empresas grandes los esfuerzos deben ir dirigidos a cuidar la reputación, la identidad corporativa o la imagen de la compañía, a nivel individual la marca personal es el factor clave que te puede salvar la carrera (o arruinártela). Hay verdaderos expertos en este tema, como Taylor Swift, de la que hablamos en otro post.

¿Qué es la marca personal y cuáles son sus objetivos?

La marca personal, en inglés Personal Branding, es la capacidad de posicionar tu perfil personal de tal manera que sea percibido por los demás como un referente en tu sector o área de especialización.

Los objetivos de una marca personal son fundamentalmente dos:

  • El primero es un objetivo de asociación de tu marca al sector en el que trabajas. De manera que cuando los demás piensen en tu sector (por ejemplo diseño de interiores) tu nombre sea el primero que les venga a la cabeza.
  • El segundo objetivo de tu marca personal, relacionado con el primero, es que se te considere un referente en tu sector, es decir, que seas un profesional valorado.

¿Para qué sirve una marca personal?

Tener una marca personal bien posicionada tiene muchísimas ventajas. Por ejemplo:

  • Destacar en tu sector
  • Ser un profesional más valorado
  • Encontrar trabajo
  • Ascender en tú trabajo
  • Influir en otros
  • Y muchos más

¿Cómo consigo una marca personal eficaz?

El secreto es gestionar tu marca personal como si fuese una empresa, de manera que la gente vea más lo que vendes (tus servicios o conocimientos) que a ti como individuo.

Paso 1: Analízate

Descubre quién eres, qué quieres conseguir, cuáles son tus debilidades y fortalezas. En el mercado laboral tan competitivo en el que nos movemos, tienes que posicionar tu marca en cosas que se te den realmente bien, si no quieres que tus habilidades se pierdan entre la competencia. Además conviene que sea algo que de verdad te guste ya que, una vez establecida, una marca personal fuerte es difícil de cambiar drásticamente.

Paso 2: Analiza tu entorno

Es importante que conozcas también el entorno en el que te vas a mover, sus oportunidades y riesgos. Un poco como los análisis DAFO que realizan las empresas. Conoce bien a tu competencia: cuántos son, quiénes son, cómo trabajan… La información es poder.

Paso 3: Establece objetivos

¿Qué quieres conseguir? ¿Trabajo? ¿Un ascenso? ¿Reconocimiento? Si no lo sabes, difícilmente podrás hacer una buena estrategia.

Paso 4: Establece canales de comunicación

En el mundo 2.0, lo más sensato es que tu marca personal se comunique de manera digital. Créate una web o blog dónde puedas explicar quién eres, lo que haces y las cosas en las que destacas. Algo importante es elegir bien el nombre del dominio. Normalmente será el nombre de tu marca personal; mucha gente elige su nombre y apellido o, en contextos más creativos, el “nombre artístico” por el que quieran que se les conozca.

Hay otros casos (como el de este blog) en el que el nombre de dominio no corresponde ni con mi nombre real ni con mi mote. En mi caso preferí visibilizar el tema principal del blog en el nombre del dominio. Aun así, como veréis, mi nombre (Olaia Rueda) aparece como subtítulo en un lugar bien visible. Esa es mi marca personal.

Al final, el nombre de tu web o blog es una elección personal. Eso sí, pongas lo que pongas asegúrate de que:

  • Sea entendible
  • Sea fácil de escribir correctamente (evita guiones, símbolos, letras mudas o sonidos que puedan llevar a confusión). Si nadie es capaz de escribir bien el nombre de tu dominio, ¿cómo te van a encontrar?
  • Preferiblemente que sea un .com

Isabel, de Mamá, quiero ser blogger, lo explica en detalle.

Paso 5: Ten presencia también en redes sociales

Conjuntamente con el blog, crea unas redes sociales profesionales, enfocadas a tú sector (por lo menos Facebook y Twitter).

Paso 6: Deshazte de tu huella digital “negativa”

Tus fotos de fiesta en redes sociales, aquel día que fuiste a una fiesta disfrazado de Pipi Calzaslargas y, en definitiva, cosas que no son profesionales y que no querrías que tu futuro socio/jefe/compañero viera haz el favor de ponerlas en privado o eliminarlas.

Paso 7: Cuida tus canales de comunicación

Nútrelos de contenido regularmente y mantenlos actualizados. Nada afea más que el teléfono de contacto esté desactivado desde hace meses o que el último proyecto del que hables fuera uno de 2005.¿Qué has estado haciendo desde entonces?

Cuida a tus clientes, a tus lectores, participa en debates del sector. Entabla nuevas relaciones y cuida las que ya tienes, tanto a través de tu web como en las redes sociales.

Y ten paciencia. El proceso de crear una marca es muy lento y tedioso al principio. Pero si persistes y tienes constancia acabará dando sus frutos ¡ya lo verás!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *