La comunicación corporativa de BMW

El sector automovilístico es un sector en el que se valora mucho la identidad corporativa y la reputación de marca de las empresas que compiten en él. En 2015 la ganadora total en esta categoría ha sido la BMW que ha sido catalogada como la empresa española con mejor reputación de 2016, de acuerdo con el ranking que realizada anualmente la consultora Reputation Institute.

Desde el blog de la comunicación vamos a analizar hoy las claves del éxito de su comunicación corporativa para ver lo que la hace tan valorada en la mente de sus clientes.

La comunicación corporativa de BMW España está en manos de Pilar García de la Puebla desde el año 2012. Esta profesional de la comunicación corporativa es licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y tiene un Máster en Dirección de Marketing de la AEDEM y de la Universidad George Mason de Washington D.C, de acuerdo con la información que publica BMW en su página web. Además tiene una amplia trayectoria que le ha permitido mejorar la reputación de su marca, desde el puesto 23 en 2012 hasta el segundo puesto en 2015 y de ahí a encabezar la lista en el presente año.

Pero ¿cómo lo ha conseguido?

Conoce a sus clientes

BMW se dirige a un segmento muy específico de la población: hombre, maduros con capacidad adquisitiva. En oposición a otras marcas de automóviles más “generalistas” que intentan abarcar diferentes tipos de consumidores, BMW ha sabido encontrar un nicho muy específico y explotarlo.

Ignacio Fernández-Simal director general comercial de BMW Ibérica asegura que la estrategía de BMW va por este camino siguiendo la teoría de que “a medida que el consumidor va madurando y adquiriendo mayor poder adquisitivo a lo largo de su vida, son dos las variables fundamentales que considera a la hora de sustituir su vehículo: diferenciación y versatilidad. Es decir, tras la compra de un primer coche pequeño y de marca “generalista”, se accede a un coche no sólo más grande, sino también de mayor prestigio y así sucesivamente, hasta llegar al segmento de lujo como culminación de sus aspiraciones funcionales y sociales”.

Teniendo un público tan definido BMW dedica grandes esfuerzos a conocer en profundidad las expectativas y deseos de sus consumidores y amoldarse a ellos.

Un eslogan que funciona

Del mítico ¿Te gusta conducir?, BMW pasó al “Cuando conduzcas, conduce” el año pasado. Sin embargo, “¿Te gusta conducir?” ha quedado ya impreso en la memoria de los españoles como uno de los símbolos de la marca alemana.

Este eslogan, sencillo y que fue una constante en las comunicaciones del grupo durante años permitió unir la marca a atributos en la mente de los consumidores. Anuncios suaves, elegantes comunicaron durante años que un BMW es el coche que mejor se conduce, un coche elegante, que da empaque y un estatus por el que merece la pena pagar más.

Responsabilidad Social Corporativa

BMW España ha apostado fuerte por unir la marca con la sostenibilidad y el respecto al medio ambiente. Teniendo en cuenta que se trata de un automóvil, el esfuerzo es mucho mayor que el que se debe realizar con otras marcas más amigables (por ejemplo cosméticos como Lush o The Body Shop). Pero situarse como la marca de coches que más respeta al medio ambiente tiene incontables ventajas a nivel de reputación.

BMW España dedica gran parte de la comunicación corporativa de los últimos años a trabajar este concepto de sostenibilidad tanto en su web como en sus anuncios con conceptos como “coches premiums ecológicos” o “vehículos innovadores con un enfoque hacia la sostenibilidad”.

Más que un coche, un estilo de vida

BMW es mucho más que un coche. La marca ha querido realizar una comunicación corporativa que, aparte de vender un buen coche, justifique su precio. BMW es un estilo de vida, como también lo son otras marcas como Apple. El que compra un BMW entra a formar parte de un selecto club de conductores elegantes, sofisticados, cosmopolitas, que se preocupan por el medio ambiente sin renunciar a los placeres de la vida.

Tanto es un estilo de vida que BMW ha sacado al mercado otros productos de su marca que nada tienen que ver con la conducción: bolígrafos, fundas de iPad, bolsos, bolígrafos, botellas… Todos realizados de manera sostenible, con productos reciclados o realizados de manera que no afecten negativamente al medio ambiente y con un diseño moderno e innovador.

bmw-i-lifrestyle-3.jpg.resource.1433924128245

En definitiva, podemos decir que el éxito en términos de reputación de BMW se basa en el conocimiento de los clientes y en apoyar su marca en tres pilares fundamentales: innovación, sostenibilidad y sentimiento de pertenencia a un grupo. La comunicación corporativa tanto online como offline ha estado enfocada tanto a ese segmente de clientes “escogidos” que señalábamos antes, como a comunicar de manera persistente esos atributos.

Sencillez y constancia parecen las claves del éxito en este caso.

¿Qué otras marcas merecen ser analizadas? Opina en un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *