¿Están intentando destrozar la marca personal de Taylor Swift?

¡Feliz viernes a todos! Reconozco que, para mi, Taylor Swift es una fuente inagotable de inspiracción para artículos relacionados con la marca personal. Si hace unos meses escribía un post dando las claves con las que la cantante estadounidense ha construído una de las marcas personales más efectivas que existen actualmente, ahora  parece que hay gente dispuesta a echar su trabajo por la borda.

Resulta que Swift escribió un tema para su ex novio cuando todavía estaban juntos. Concretamente hablamos de la canción This is what you came for que se ha convertido en un gran éxito gracias a la colaboración del Dj con Rihanna. Swift escribió la letra bajo seudónimo y Harris se encargó de la música, la producción y los arreglos. Pero ahora que han roto la propia Taylor y su equipo han decidido romper el silencio y afirmar que la autoría de la canción es de la cantante de Bad Blood.

Esta es la canción de la discordia.

La cosa no ha sentado bien al exnovio que ha realizado en Twitter unas declaraciones que aseguran que Taylor Swift está intentando hacerle quedar mal y “enterrarlo” como lo intento con la cantante Katy Perry. Perry que, por cierto, también se ha unido a la campaña con tuits como “time, the ultimate truth teller”, algo así como “tiempo, el que siempre saca la verdad a la luz”.

Os dejo links abajo sobre la historia que ya adquiere tintes de telenovela. Lo que desde El Blog de la Comunicación Corporativa queremos plantear es ¿cuánto cuesta destruir una imagen de marca o una marca personal construida a lo largo de los años? ¿Puede Taylor Swift pasar de ser la niña buena de América a una cantante despiadada que quiere “enterrar” a sus competidores?

No aludo a la personalidad real de Swift que ni conozco ni me interesa. Me refiero a su marca personal, a la imagen que ha cultivado y con la que se presenta en el imaginario colectivo. Niña buena, trabajadora, multifacética, exitosa. ¿Pueden elementos externos a la cantante destruir su marca? ¿Le podría pasar lo mismo a una empresa aunque esta no hubiese hecho nada malo?

La riña ha llegado hasta el punto de que seguidores de Harris han convertido en Trending Topic el hastag #TaylorSwiftIsOverParty, una etiqueta que básicamente sirve para criticar a la cantante.

Este tema me recuerda a uno de los primeros artículos que escribí sobre comunicación corporativa que trataba sobre una marca de chocolates que después de  casi un siglo llamándose ISIS, habían tenido que reconceptualizar toda su marca por la relación que sus consumidores establecían entre la marca y el Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés).

¿Cuáles serán las consecuencias para Taylor Swift? ¿Aguantará su marca las embestidas de los enemigos tan mediáticos que tiene? ¿Saldrá reforzada o tendrá que replantear su imagen? No sé vosotros pero yo me muero de curiosidad.

Hasta la semana que viene.

PD: Aquí teneís unos cuantos links a medios de comunicación que se han hecho eco de la historia completa:

 Vogue

El País

El Comercio

US Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *