7 reglas básicas del networking

Lo sé, lo sé. Esto es un blog sobre Comunicación Corporativa, no sobre búsqueda de empleo. Pero ¿acaso el networking no es otra forma de comunicación empresarial? ¿De comunicación de valores e imagen de una marca (aunque la marca seas tú)? Pues demos la bienvenida al fin de semana con un artículo dedicado a las reglas básicas del networking. ¿Preparados?

Coged papel y boli.

1.No pidas nada en un primer momento

Solo hay algo más molesto que alguien que se acerca a ti solo por interés; alguien que se acerca a ti solo por interés y encima no se molesta ni en disimularlo. No pidas nada directamente a alguien a quien acabas de conocer. Es una regla básica, no solo del networking si no de las relaciones humanas.

Por supuesto, el networking se hace con un objetivo: conseguir trabajo, dar a conocer tu empresa, obtener publicidad gratuita… pero no hace falta ser evidente y hasta mal educado.

Acércate poco a poco, preséntate, comenta, haz aportaciones de valor, muéstrate interesado… Crea una relación de confianza y luego sí, es el momento de intentar conseguir lo que te proponías desde el principio. Seguro que una vez que exista una relación, la otra persona está más dispuesta a ayudarte.

2. No rompas la confianza que te han dado

Otro básico de toda relación humana. Si quieres conservar a tus amigos (o socios, inversores…) no les des una puñalada por la espalda. Se honesto, cumple con lo que dijiste y si sabes que no vas a poder hacer algo, no esperes hasta el último momento para decirlo y dejarle al otro en la estacada.

3. Causa una buena impresión

Lo sé, esta es muy obvia. Pero cosas simples como saber en qué está trabajando la otra persona, las novedades del sector en el que ambos os movéis, o mandarle un mail de agradecimiento por el encuentro, ayuda a que te posiciones correctamente en la mente de la otra persona.

4. Se agradecido

De bien nacidos es ser agradecidos, dice mi madre. Pues eso. Consigas o no todo lo que querías de la persona con la que has establecido una relación muéstrate agradecido. Igual esa persona no te ha ofrecido un trabajo o no va a publicitar tu empresa pero te puede presentar a alguien que sí lo haga.

5. Usa las redes sociales

Las redes sociales son nuestras amigas. En pleno siglo XXI gran parte de las relaciones laborales y de networking se hacen a través de Twitter, Facebook o LinkedIn. Y aunque nunca sustituirán a los encuentros cara a cara son opciones estupendas para relacionarte con gente que no está al alcance. Mantén las redes actualizadas y cuidado con lo que publicas. Recuerda nuestro post sobre los 7 errores más comunes en redes sociales.

6. Comunica de manera positiva

A nadie le gusta hablar con el pesimista de la fiesta. Crea una narrativa positiva y no te dejes guiar por los pensamientos negativos que en una conversación pueden aflorar. Tampoco tienes por qué vivir en un mundo de piruleta pero mantener una actitud positiva y de confianza se transmite y genera una buena impresión.

7. Colabora

No se trata solo de conseguir algo de la otra persona si no también de ofrecer tu ayuda y colaborar en proyectos comunes que podáis tener. Si crees que puedes ser útil en un problema que la otra persona tenga, ofrece tu ayuda sincera. Tal vez diga que no, pero a lo mejor le vienes como anillo al dedo y le estás salvando el culo con algo que a tí no te supone tanto esfuerzo. Así es como se consiguen contactos de por vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *